Archive for 1 octubre 2014

h1

Resaca

1 octubre, 2014

Quizá un domingo de estos dé un vuelco a mi vida y me prometa no volver a la manía de dos cuerpos fugaces sin deseos que sudar, a la pálida venganza del punto final a cada historia que no nos contamos, a las estrellas que podríamos subastar al peor postor, a callarnos…

Estoy apretando los dientes para que esta sonrisa muerda miedos. Para que después de tanto desangrarnos en blanco y negro nos comamos el instinto de seguir imaginando intenciones y seduciendo futuros.

Vamos a quemar la última de nuestras primeras eternidades exiliadas en la promesa de normalidad, suicidados en nuestro salto a tu vacío, en mi sobredosis de miedo. Salvados de nosotros mismos.

Podríamos creer en la resurrección de nuestro infierno pactado o mandarlo todo al foso de lo que llamas tiempo que es la distancia de los silencios. Tiempo, distancia y silencio transitados por los fantasmas de las promesas que incumplimos. Y sin embargo, volvería a perder el equilibrio en tu sexo sonriente, en medio de esta tarde de lunes con sabor a resaca de domingo de orgasmos y palomitas.

Cadáver exquisito por Beatriz Ríos y Marta Martínez.

h1

Brus-el(l)as

1 octubre, 2014

Qué esperabas que te dijera después de aquel solo de saxo en que el sexo me retorció el pasado presente; como quien conduce a toda velocidad mirando solo a través del retrovisor.

Futuro amatista, decías, como si el futuro fuera real. Como si lo fuéramos nosotros salvándonos, con los ojos cerrados y las manos abiertas.

Creyendo que los huracanes eran de azúcar y el sudor un engaño asumible, cayendo hacia arriba.

Siendo todo un enredo enloquecido, enmohecido, siendo una nada yonki, una espuma de letras que nos separan, de palabras que nos unen y de miedos ácidos de tarde de domingo, de sofá de mal asiento, de sábana perdida.

Te digo todo lo que no gritan mis manos al cielo y callo todo lo que te doy. Te doy la oportunidad de un paracaídas con agujeros y sonrisas porque sí, un clavo ardiendo en el vacío que dejan nuestros cuerpos cuando alejas tu pelvis del segundo perfectamente incompleto de ya.

Ardes verdades y pierdo un último poema a medias. Nunca o casi siempre te he dado bastante poco para creer en los ángulos rectos pero, amor, siempre nos quedará Bruselas.

Cadaver exquisito por Beatriz Ríos y Marta Martínez