h1

Arrepenti-miento

30 noviembre, 2012

Por la forma en que ha tocado su cintura es evidente que no es la primera vez que la rodea.

Mierda. Seguro que ese cabrón lleva la cuenta de sus lunares en la cabeza.

Esos que una vez fueron míos. Los que recorrí una y mil veces con la lengua.

Me pasa por gilipollas. Por no saber lo que cuesta el olvido y lo que vale la pena.

Me pasa por descerebrado. Por perder el culo por un par de tetas.

Y juro que en este mundo ya no quiero otras tetas que no sean las de ella.

Juro que daría mi mundo por volver a tenerla. Que mi mundo, era ella.

Y la vi salir de aquel bar sonriendo y no me hizo falta ver más y no volví a verla.

(Espero me permitan la intrusión, hoy escribo en masculino).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: