h1

A-pasionada

17 mayo, 2012

No es que no le gusten las miradas que se cuelan en su escote.

No es que no desee esos ojos silenciosos que recorren sus piernas.

No es que no se deleite con las manos imaginarias que se cuelgan de su falda.

No es que no disfrute de los silbidos lejanos, de las sonrisas furtivas, de las amables palabras…

Pero joder, se ahoga en la desesperación y  le queman  las ganas de que venga quien le agarre el corazón con más fuerza que las tetas. 

Anuncios

4 comentarios

  1. El desliz es siempre no aprender a desconfiar. Pero tratar de negociar con la ilusión es mentir..

    Mucha fuerza, como siempre. Chapeau


    • “El desliz es siempre no aprender a desconfiar. Pero tratar de negociar con la ilusión es mentir…”

      Tu tampoco te has quedado corto 🙂

      Ganarme un comentario tuyo siempre es un placer 😉


  2. Ya llegará quién lo haga, y quizas ese día te preguntarás que porque no mira con tanta lujuria tus tetas como su corazón…


    • (Deberían existir también aquí los botones de “me gusta”).



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: