h1

Estación-ada

27 febrero, 2012

No puedes recordar dónde empezó.  Tampoco hayas en tu memoria el por qué. No quién eras entonces, ni hacia dónde te dirigías… Tu primer recuerdo es estar ahí, sentada. Y tener la sensación de que el tiempo corre a un ritmo vertiginoso. De que el mundo parece moverse a una velocidad extrema bajo tus pies. Pero tú estás ahí, en el principio, inmóvil.

Las hojas que cayeron al suelo durante el otoño dieron paso a los vientos helados del invierno. Y los vientos helados reagruparon las nubes que regaron las flores que vieron nacer la primavera. Las que arrancaste para decorar tu pelo justo antes de que el verano pudiera quemarlas.

Y volvieron a sacudir los árboles sus ramas y la nieve cubrió de nuevo tus alas. Y las lluvias te arrastraron hasta el prado en que volviste a ver el sol en lo más alto del verano.

Pero por mucho que haya podido girar el mundo, lo cierto es que tú sigues allí sentada. 

Lunademediatarde

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: